Alerta Coca Codo

“Las opiniones publicadas en este espacio son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente representan la opinión de la Asociación de Cotopaxenses Residentes en Quito. Todas las opiniones han sido publicadas con la expresa autorización de sus autores.

La prevención a los eventos catastróficos es una de las mejores estrategias que los pobres humanos podemos realizar ante la poderosa naturaleza. El ingeniero Jorge Sevilla hace pública una alerta sobre el potencial riesgo que ahora tiene la central hidroeléctrica Coca Codo Sinclair, debido a la acumulación de sedimentos en el canal de descarga de aguas turbinadas. Por esto el río está recuperando su  equilibrio con gran riesgo para la central.

El técnico presenta fotos de diferentes fechas en las que se puede apreciar el nivel del agua. Explica que entre  julio del 2021 y mayo del presente año el caudal del río Coca incrementó altura de aguas en al menos dos y medio metros por la erosión regresiva y señala que las inversiones de tres millones de dólares en diques deficientes e inapropiados, no han servido para solucionar el problema, poniendo en alto riesgo la central hidroeléctrica, lo que sería catastrófico para el país y su economía.

Es necesario que las autoridades tomen nota urgente de esta situación. No hacerlo podría tener impredecibles consecuencias. Es usual que la burocracia en situaciones como estas, conformada por cuadros técnicos sin mayor experiencia o preparación debido a irrupciones que los cambios políticos ocasionan y que generalmente no propician contar con los mejores, favoreciendo intereses de otro orden terminan pasando factura a la población y desprestigiando al gobierno.

Este tema de Coca Codo se viene insistiendo de tiempo atrás. Al parecer hasta hoy no se tomaron las decisiones correctas y con un invierno poco común estamos frente a escenarios complejos. En sectores vitales como petróleos y energía pese a ser fuente financiera de la nación se ejerce escasa honestidad.

Los sueños de ver crecer a nuestra tierra no cristalizaron. En todo un siglo hubo avances lentos y llenos de errores, lo que nos incluye como sociedad de poco desarrollo y escasa ética, hechos que empujan a que mucha gente valiente pero desesperada abandone la querencia a gran riesgo, buscando  una vida estable y menos trágica.

Compartir publicación