Esa tristeza de la Navidad

“Las opiniones publicadas en este espacio son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente representan la opinión de la Asociación de Cotopaxenses Residentes en Quito. Todas las opiniones han sido publicadas con la expresa autorización de sus autores.

Pensé que la tristeza me venía de haber estado leyendo a Pizarnik, pero la voz me recordó que es un sentir ancestral, añejo, viejisimo que siempre llega con las primeras luces de Navidad.

Al oir que pasaba el carro recolector de la basura, abandoné la mesa, los potajes, los invitados y bajé rauda para entregar una pequena propina.

“Dios le pague”, me dijo, y como un taladro me perforó el cerebro dejando dentro de mí un eco cercano, multiplicador e insistente, insolente:

Dios le pague/ Dios le pague/ Dios le pague…

“Dios le pague”, esa frase vieja y humilde que la gente pobre de mi pais todavía usa para decir “gracias”. Un gracias potente que lastima, que pun za, que duele, porque es un gracias que, quien lo dice, lo siente inmerecido. ¿Por qué me da si yo no lo merezco?, es la interrogante que parecería llegar implícita con la frase, con el tono de yaravi al decirla, con la cabeza gacha al recibir.

Todavía en total conmoción y casi sin voz le pregunté: -¿Puede esperar para traerle unos caramelitos?

-Claro, señito.

Volví con las fundas de dulces y el me regaló un nuevo “Dios le pague, feliz Navidad, señito”.

Lo que quedó de mí volvió a la mesa, al potaje ya frío y desabrido, a los invitados, a mi nieto, a mis pedazos disfrazados de sonrisa.

Entonces recordé mi vieja tristeza, esa que estoy segura la sembró papá al no dejarme sacar la muñeca italiana que me regaló el padre Pino, o el enorme oso de peluche rojo con blanco, o la Barbie, o la pelota, o los patines… “No todos los niños recibieron regalos, no los saques”, insistió Navidad tras Navidad. Y así me nació la conciencia.

Todas las semanas pasa el recolector de basura por nuestras calles, para que vivamos bien, pero tiene que ser Navidad para que a mi se me ocurra agradecer su trabajo. Lo mismo pasa con los guardias que vigilan dia y noche para que nos sintamos seguros; y con una cantidad de gente a quien deberíamos agradecer a diario, pero no lo hacemos.
Lo más duro es que mi tristeza o solidaridad no sirve para un carajo, no está en mis manos nada más que trabajar con honestidad. Me pregunto si a los políticos, los banqueros, aquellos seres de mente obesa a quienes no alcanzará la vida para gastar sus fortunas, sentirán por lo menos una “basurita en el ánimo” (Mafalda/Quino), o si después de oir la frase lapidaria volverán al derroche, a la francachela y a la comilona. Volverán tan tiesos y tan majos como el hijo de Rana, Rin Rin, renacuajo.

Lo que más duele es saber que a mi tampoco me alcanzará la vida para ver este país sin niños desnutridos, sin hombres y mujeres violentos, sin tanta muerte en las calles. No, ¡qué me va a alcanzar!, si la salud y la educación son la última rueda del coche.

Como sociedad seguiremos dando migajas y oyendo los “Dios le pague” como oir llover. Seguiremos abarrotando, sin un ápice de conciencia, los centros comerciales y los supermercados. Seguiremos creyendo que los pobres lo son por opción, los veremos con desprecio como parte de un paisaje poblado de luces, cánticos y tarjetas de crédito a reventar.

https://www.eluniverso.com/opinion/columnistas/esa-tristeza-de-la-navidad-nota

Compartir publicación