Latacunga, la ciudad Patrimonial, Pensil de los Andes, la de filántropos, sabios y grandes

“Las opiniones publicadas en este espacio son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente representan la opinión de la Asociación de Cotopaxenses Residentes en Quito. Todas las opiniones han sido publicadas con la expresa autorización de sus autores.

En esta fecha emblemática, cuando recordamos 203 años del Primer Grito de Emancipación Política de Latacunga, es bueno recordar brevemente algunos apuntes que rodean su relevante pasado y presente.

— La ciudad rodeada del Yanayacu, Cunugyacu, Cutuchi y Pumacunchi, y dónde hay agua, hay vida, quizá por ello, se pobló y luego se fundó la advocacion de San Vicente Mártir de Latacunga un 27 de octubre de 1584.

— Tacunga, la tierra de gran devoción Mariana, en la que sus habitantes veneraban a la Virgen de la Merced, a la de San Blas o del Salto, a la del Rosario, a la del Loreto y con este cobijo, nos revelamos ciudad milenaria, por siempre y para siempre.

— Ciudad donde el trabajo obrajero de molienda, artesanía, minas, orfebrería, escultores de la piedra pómez y demás, ayudaron a levantar su estructura patrimonial en más de cinco siglos, por ello brillan residencias, templos, calles, plazas y plazoletas, en un conjunto armónico sobre el trazado dameral también patrimonial.

— Bendecida por el manto de la Santísima Virgen, Latacunga es cuna de brillantes y talentosos Valores Humanos, que, cobijados por la ya citada devoción Mariana, supieron dejarnos una herencia moral, ética, de hombría de bien, trabajo, emprendimiento, valentía y permanente defensa de su patrimonio humano y urbano.

— Mujeres y hombres de renombre, cubren a la ciudad en calles, instituciones, biografías, libros abiertos de historia y gloria, en fin, en lo que nos rodea desde siglos atrás.

— Somos valientes al haber soportado la furia de la naturaleza, ante sismos y erupciones, y volver a levantar viviendas y templos en el mismo sitio fundacional, eso revela amor a la tierra.

— Somos la cruz y la espada, llegada con la conquista y mantenida con fervor y respeto a quienes las lideran, acrecentando desarrollo en abrazo con sus autoridades.

— Tenemos el ejemplo permanente de la fuerza creadora e intelectual del gran Ignacio Flores, a quien nuestras letras le deben una biografía para saber de su sapiencia y valor administrativo como cuando fungió de Presidente de la hoy Bolivia.

— Tacunga, tiene una reconocida ancestralidad en todo lo que refiere a cultura popular -lease folklore- con manifestaciones que deben conocerse y preservarse, manteniendolas en lo mejor de su esencia, sin adulteraciones ni remiendos absurdos.

— Caminar por las calles latacungueñas, especialmente en la noche, es una terapia y una verdadera clase de historia, recordando personajes, conociendo los diferentes estilos arquitectónicos de templos y viviendas.

— El área de primer orden del Centro Histórico, tiene en su esencia, lo mejor de una ciudad, hecha a “escala humana”, dónde se conjugan espacios abiertos, como parques y plazoletas, con la infraestructura urbana, dónde predomina, diría yo, el neoclásico republicano, dónde el mejor ejemplo lo palpamos en el Palacio Municipal.

— Hagamos siempre un ejercicio de memoria, para que nunca salgan de nuestra mente, los recuerdos vividos aquí, de nuestros padres, abuelos y quizá hasta de nuestros ocho bisabuelos, saber que aquí residieron, trabajaron, se esforzaron y amaron a los suyos y a su ciudad.

— Nunca olvidemos que el amor divino de nuestra Santísima Virgen de la Merced, como Patrona nuestra, está reflejado en la presencia espiritual y moral de madres, abuelas y muchísimas mujeres que construyeron lo mejor que tiene nuestra Latacunga, solo recordar a aquellas que siempre pusieron el hombro junto a los suyos, para hacer de las familias, una fortaleza contra quienes quizá, piensen faltarle a la tierra nuestra.

— La permanente formación intelectual de los latacungueños, ha sido la fuerza formadora y creadora de la gran ciudad, Patrimonio de todos, una herencia que debemos valorar y respetar, para que nuestros hijos y nietos, también acojan a Latacunga como algo suyo.

— Queremos y defendemos a la ciudad, como lo hacemos con nuestra familia inmediata; por ello, no permitamos atropellos e improvisaciones, hagamos que se respete nuestra sangre y nuestra arcilla humana, con la que fue levantada la ciudad desde tiempos inmemoriales.

— Desde el cielo y el infinito, nos miran Vicente León, Sánchez de Orellana, Belisario Quevedo, Juan Abel Echeverría, Antonia Vela y su hermana María Rosa, Melchor de Benavides, los hermanos Juan y Lino Pazmiño, los hermanos Pérez de Anda, los hermanos Cevallos Benavides, Baltazara Terán, Calixto Pino, Victoria Vasconez Cuvi, el Padre Salcedo y muchísimos más, en permanente vigilia para que sigamos sus ejemplos, acoplandonos a nuestros tiempos, pero siempre llevando el pendon amarillo y celeste, como una guía en el sendero del progreso.

— Mi saludo al pueblo latacungueño, a sus autoridades, a todos quienes conforman lo mejor de esta querida ciudad, a la niñez, juventud y adultez que miran hacia arriba y ven como Dios nos puso el color del cielo como parte de nuestra bandera, que se conjugan con el amarillo que representa valentía, talento y amor a la Patria Chica, la que hoy está de fiesta y recuerda a heroínas y próceres, que nos dejaron un ejemplo de grandeza y de “un rendirse, jamás!!”, sigamos adelante, trabajando por esta tierra bendecida y tan querida por todos.

!Viva Latacunga!

Con afecto,

Paul García Lanas

Compartir publicación